Los bosques no son simples masas vegetales colocadas en la Tierra por azar. Estos cumplen una serie de funciones que la ecofisiología (ecología forestal) trata de averiguar.

Son muchas las funciones de los bosques que conocemos, aunque aún nos quedan otras muchas por investigar. Entre aquellas que conocemos, podemos destacar, por su importancia para la vida, las siguientes:

  • Regulan el ciclo del agua: Las masas boscosas retienen el agua de lluvia, facilitando una lenta infiltración en el suelo y recargando de este modo los acuíferos.
  • Evitan la erosión y crean suelo: Cuando llueve sobre un bosque, el agua que cae queda frenada por el “techo” que forman las copas de los árboles más altos, escurriendo lentamente por ramas y troncos hasta el suelo, de manera que se amortigua la fuerza de su caída y la pérdida de suelo por erosión. Las hojas interceptan entre el 15 y 30 por ciento del agua de lluvia y un 15 por ciento más lo hace el tronco y el ramaje, evitando que esta golpee directamente en el suelo. Además, al sujetar la tierra con su entramado de raíces, las plantas evitan que se pierda el suelo por escorrentía. La caída de materia vegetal y otros restos orgánicos, al descomponerse por la acción de microorganismos y mineralizarse, va formando suelo fértil.
  • Producen oxígeno: Siempre se ha dicho y seguimos manteniendo que los bosques son los pulmones de la Tierra. La función clorofílica, entre otras funciones, consiste en tomar del aire el CO2 y liberar oxígeno. Un bosque genera entre dos y tres veces más oxígeno que cualquier otro tipo de cultivo de igual superficie. Una hectárea de frondosas genera entre 10 y 20 toneladas de oxígeno al año.
  • Fijan y acumulan dióxido de carbono: La captación y fijación de dióxido de carbono (CO2) que ejercen los bosques es primordial, y más en estos momentos en que la actividad humana ha aumentado sus emisiones contaminantes a la atmósfera. No es cierto, como se viene pregonando por determinados productores de madera, que los bosques jóvenes fijen más dióxido de carbono que uno maduro. De hecho, entre las actividades que aumentan la emisión de este gas a la atmósfera destacan los cambios del uso del suelo, su sobreexplotación, la deforestación y las labores selvícolas. (P. Pérez-Batallón et al. 1998)
  • Influyen en el clima: En las zonas continentales más del 50% de la humedad del aire se debe al agua bombeada por las raíces y transpirada por las hojas de la vegetación. Cuando se talan los bosques el clima se hace más seco. Un bosque es capaz de mantener sus propias condiciones climáticas y producir un atemperamiento del clima en una amplia zona. Dos ejemplos ilustrativos: en un hayedo la temperatura en plena calina es de 5 ó 6 grados centígrados menor que fuera de él; en una acebeda en invierno la temperatura en su interior es 2 a 3 grados centígrados más alta que en el exterior.
  • Acogen un gran número de especies: Los bosques ofrecen multitud de hábitats distintos, por lo que en ellos se puede encontrar una gran variedad de especies animales y vegetales. Son, por tanto, las principales reservas de diversidad biológica.
  • Ejercen una acción depuradora: Distintos contaminantes de la atmósfera y las aguas son retenidos y filtrados por losseres vivos del bosque. Amortiguan ruidos y luminosidad originada por los humanos.
  • Aportan valor paisajístico: Los bosques rompen la uniformidad y monotonía del espacio en el que se asientan, proporcionando un oasis visual de alta calidad. Además de estimular nuestros pensamientos, de ser fuente de paz y sosiego, nos sirven de ocio y descanso de la vida tan agitada que genera la actual civilización.
  • Sustenta la economía de los habitantes de la zona: Atraen visitantes y amantes del monte, senderistas, paseantes, etc. Se aprovechan sus frutos, que una vez elaborados son puestos a la venta, revitalizando la economía de la zona, entre otras cosas.

No queremos quitar valor a los cultivos forestales, pues estos también juegan un papel importante en la economía humana, ya que son productores de madera en rollo, fibra y leña. Se pronostica que las plantaciones suministrarán la mayoría del aumento futuro de la demanda maderera. Pero de ellos ya se hablará más detenidamente en otro mes.

Todas estas funciones están relacionadas entre sí, en el bosque y en la relación de éste con el resto de seres vivos, incluidos los humanos. Por eso es tan importante proteger los bosques naturales y asegurarnos ya no sólo su conservación, sino SU RECUPERACIÓN Y EXTENSIÓN. Su deterioro conlleva graves consecuencias no sólo para el tan traído y llevado “medio ambiente” sino para las personas, vivan o no cerca de un entorno natural.