• El Ayuntamiento de Miraflores de la Sierra ha talado los 38 chopos existentes en el espacio recreativo de la Fuente del Cura durante las fiestas navideñas.
  • Por el momento aún no han acometido las obras de desbroce de 3,1 hectáreas que tienen previsto hacer entre el aparcamiento de la Fuente del Cura y los Depósitos de la Lobera, dentro de zonas protegidas.
  • Las organizaciones ecologistas Asociación para la recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA), Jarama Vivo y Liberum Natura muestran su preocupación por la gestión errónea y arboricida que se está extendiendo por numerosos municipios de la región, cuando más necesarios son los árboles.

Durante las fiestas navideñas, el Ayuntamiento de Miraflores de la Sierra ha talado los 38 chopos del área recreativa de la Fuente del Cura. Los trabajos han pasado desapercibidos para los colectivos vecinales que dieron la voz de alarma el pasado mes de noviembre. Y ha sido ahora cuando se han detectado las talas.

Una vez cortados los árboles y revisados los troncos y tocones, se confirma que la mayoría de los  chopos no presentaban daños causado por hongos xilófagos, ni daños estructurales, como ha afirmado el Ayuntamiento y, en concreto la concejala de Personal, Medio Ambiente, Urbanizaciones y Barrios, para justificar las talas. 

El pasado mes de octubre, los colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto», Ecologistas en Acción, GRAMA, Jarama Vivo y Liberum Natura ya alertaron de que la mayor parte de los árboles estaban en perfectas condiciones y que no estaba justificada su eliminación. En general los 38 chopos, a excepción de cuatro, presentaban un estado fitosanitario aceptable. En ese momento se recomendaba, a lo sumo, algunas podas para la eliminación de ramas muertas y formación de copa equilibrada, ya que estaban reducidas por antiguas podas de reducción de copa excesiva. Igualmente se recomendaba una vigilancia periódica para observar su evolución, nunca la tala. A juicio de las asociaciones ecologistas, la verdadera razón de esta actuación es la ampliación de las zonas asfaltadas y de accesos a vehículos y aparcamientos en el área recreativa de la Fuente del Cura, que actualmente ya es considerable, aprovechando los fondos que para la conservación de la naturaleza da la Unión Europea, a través de la Comunidad de Madrid. De hecho el proyecto se denomina “Mejora y acondicionamiento del área recreativa Fuente del Cura”.

Posteriormente un informe realizado en noviembre de 2023 por el Ingeniero Técnico Forestal Gabriel Dorado Marín, vino a confirmar que el estado sanitario y estructural de los árboles no justificaba la tala de los 38 pies.

Sin embargo, la Concejalía de Medio Ambiente hizo caso omiso a las observaciones conservacionistas y al informe técnico, procediendo a la eliminación del arbolado. Los colectivos ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, GRAMA, Jarama Vivo y Liberum Natura, lamentan los hechos. “Se ha perdido una arboleda que proporcionaba sombra y frescor en una zona muy concurrida, alterando de forma importante la cuenca visual del entorno”.

Por el momento no se ha desbrozado las 3,1 hectáreas previsto en el mismo proyecto,  entre el aparcamiento de la Fuente del Cura y los Depósitos de la Lobera, dentro de la Zona de Especial Conservación, ZEC “Cuenca del río Lozoya y Sierra Norte”. Esa actuación que supondría la eliminación de la totalidad de la vegetación arbustiva y herbácea de la zona, afectaría  a zona A2 Reserva Natural Educativa del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Las asociaciones, esperan que no se llegue a ejecutar por ser innecesario y conllevar un fuerte impacto.

ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, GRAMA, Jarama Vivo y Liberum Natura, muestran su preocupación por la gestión errónea y arboricida que se está extendiendo por numerosos municipios de la región. Al caso de la Fuente del Cura de Miraflores de la Sierra hay que sumar, las talas y desbroces denunciadas en el barranco del arroyo San Juan en las urbanizaciones Jarabeltrán y Puentelasierra, en Valdemorillo; la tala de las moreras en la  travesía de la carretera M-510, en Navalagamella; el descuaje de fresnos centenarios en Valdetorres de Jarama, y las talas de miles de árboles ligadas a las obras de  ampliación del Metro, en la ciudad de Madrid. En un momento en el que las temperaturas se disparan y los árboles son más necesarios que nunca, los ayuntamientos se dedican a eliminarlos y sustituir suelos terrizos por superficies artificiales que impermeabilizan y generan más calor.

Más información:

Simón Cortés, portavoz de ARBA, 630 776 748

Antes de producirse la tala de los 38 chopos de la Fuente del Cura

La tala ha despejado los alrededores de los chiringuitos existentes para futuras actuaciones.

No se aprecia en la mayoría de los troncos cortados daños causados por “hongos xilófagos”